XVII Torneo Pádel Solidario-2016

Fechas:  Del 17 de octubre al 30 de octubre de 2016 Recaudación: 44.450 €

A beneficio del proyecto: #ElProyectoDeMiVida, orientado a crear un programa de rehabilitación para personas con DCA.

La mejor forma de entender el proceso de rehabilitación de las personas con Daño Cerebral Adquirido, así como la importancia de que éstas tengan voz y voto a lo largo de todo el “viaje”, es oírles hablar en primera persona. Quizá este extracto de la carta escrita por Ángel, uno de los participantes en el programa, ayude a vislumbrar un poco más la importancia de este proyecto: #ElProyectoDeTuVida.

¨El ictus, es un accidente cerebrovascular, que se manifiesta de manera brusca y repentina, por diferentes motivos se produce una falta de oxigeno en el cerebro que anula las diferentes funciones de las neuronas afectadas por dicha falta de oxigeno

Como ya he anunciado en el subtitulo Yo voy a describir mi experiencia personal, ya que no soy un experto, sino una persona afectada por el mencionado accidente

Mi primer contacto con este accidente cerebrovascular sucedió una noche como otra cualquiera de Mi vida, pero desde ese momento hasta el día de hoy Mi vida  sufriría un cambio radical.

Como he dicho anteriormente, aparentemente, esa noche parecía una noche más en Mi vida, pero nada más lejos de la realidad. Me fui a dormir como siempre, además estaba disfrutando de Mis vacaciones veraniegas, con lo cual aparentemente estaba relajado, pasadas unas 2 horas aproximadamente de estar en la cama, sentí la necesidad de ir al baño, cuando me incorporé para ir , caí desplomado al suelo, y ya no pude incorporarme por Mí mismo, yo estaba totalmente consciente ,aturdido, pero consciente, si no hubiera sido así no recordaría nada de lo que estoy describiendo.

Recuerdo como buscaba donde apoyarme para poder volver a la cama, veía que algo en Mí no funcionaba, pero no sabía exactamente que era…

Pronto, aunque mi mujer dice que se le hizo eterno ese rato, Me vi tirado en el suelo, rodeado de varias personas, a quien Mi mujer había pedido ayuda, con su ayuda pude volver a la cama.

Cuando llegaron los servicios de emergencia, Yo oí decir medio aturdido “es un infarto”. Y entonces debí perder la conciencia, porque lo siguiente que recuerdo, ya estaba en la sala de urgencias del hospital, y que el doctor que  me atendió me preguntó ¿sabes lo que te ha pasado?¿sabes quien es Marichalar? Le contesté que sí, pues eso es lo que te ha pasado a Ti. Por mi mente pasaron en un momento todas las imágenes que había visto en televisión, sobre Él.

Pero aún no era consciente de las secuelas que me había producido el accidente.

Estuve unos días en aquel hospital, antes de que me trasladaran a Madrid, durante Mi  estancia en aquel hospital recibí numerosas visitas, y recuerdo que el comentario general era, pues habla bien. Yo en aquellos momentos ignoraba lo que significaban aquellos comentarios, con el tiempo aprendí muy bien lo que significaban.

También me realizaron muy diversas pruebas, para tener claro el alcance de la lesión, en una de esas pruebas me comunican que aparentemente hay restos de un tumor y que me tienen que intervenir, pero Yo, no sé porqué detecto que no hay unanimidad entre los distintos neurocirujanos, y les digo que quiero ser trasladado a Madrid, al hospital que me correspondía. Después de varios inconvenientes, por fin consigo que se pongan en contacto con el hospital de Madrid y deciden trasladarme, cuando llego a Madrid me recibe el neurocirujano del hospital, diciéndome que con los informes que ha recibido me iba a operar al día siguiente, Yo le comento que si no se me podían repetir las pruebas antes de intervenirme,(en tres meses habían fallecido un tio y un primo mio por intervenciones cerebrales, de ahí mi excesiva prudencia) por fin acceden a volver a repetirme las pruebas y descartan la intervención. Durante mi ingreso en el hospital recibo la visita de los médicos rehabilitadotes, para dictaminar qué tipo de rehabilitación necesitaría realizar, entonces descubro que mi pierna y mi brazo izquierdo no funcionan, se produce un bajón anímico en Mí que creo que todavía no he superado.

Con el paso de los días, cada vez empiezas a ser más consciente de la gravedad de lo que te ha pasado. Me comunican la práctica de un cateterismo, que de funcionar, produciría casi un milagro, pero no funcionó, y empieza un largo periodo de rehabilitación, en un principio en el propio hospital, donde había buenos fisioterapeutas, pero no especializados en el tema neurológico. Esto durante 7meses

Transcurrido este tiempo, me comunican que el hospital ya ha cumplido su protocolo de actuación y que ya no puedo seguir realizando rehabilitación allí, que puedo seguir yendo a las consultas del neurólogo, para que me tratara las cris epilépticas que se me habían producido debido  a la lesión cerebral que me había producido el ictus.

Otra vez nos veíamos mendigando información para seguir realizando rehabilitación que en aquellos momentos, no sabía hasta donde me podía llevar. A través de la trabajadora social del hospital solicitamos una plaza en un centro concertado con la C.A.M. especializado en rehabilitación neurológica, después de tres meses en lista de espera, me concedieron una plaza por un año de duración, y una rehabilitación integral sobre el daño cerebral. Allí empecé a ver un poco de luz a la salida de este calvario, conocí a más personas en mi misma situación, pude comprobar como habían evolucionado. y como incluso algunos asistían a sus sesiones de rehabilitación conduciendo sus propios coches, algo impensable para Mí en aquellos momentos que estaba sometido a largas esperas para mis traslados en ambulancia. Pero yo allí me auto convencí de que trabajando duro podría volver a conseguir una cierta independencia, y decidí que por mi falta de esfuerzo no me iba a quedar como estaba, trabajé duro, a veces muy duro, pero conseguí llegar a andar sin ayudas de bastones, ni muletas, estaba en el buen camino, pero volvía a tener dos inconvenientes en mi camino

Uno era  que las crisis epilépticas se iban distanciando en el tiempo, no terminaban de quitarse, y eso era un gran inconveniente para algunos objetivos con los que Yo ya empezaba a soñar.

El otro inconveniente que se me presentaba era que mi tiempo en ese centro se terminaba. Volví a solicitar plaza en otro centro de similares características y me concedieron plaza para tres años, mi adaptación a los nuevos terapeutas, nuevos compañeros, me costó mucho adaptarme. Aún tengo bastantes problemas a la hora de acatar algunas decisiones, pero aquellos objetivos que ya había empezado a soñar, los empecé a ver cada vez más cerca. En ello influyeron de manera decisiva la labor que los terapeutas aplicaron sobre Mí, que mis dolencias corporales poco a poco han ido remitiendo, y que mi cabeza ya veía los sueños casi al alcance de la mano. Seguía viendo como algunos de los compañeros iban a sus sesiones con sus coches, y yo vi que se estaban dando las circunstancias para hacer el intento con el que tanto había soñado. El volver a conducir, después de madurarlo con los diferentes terapeutas del centro y valorando sus diferentes puntos de vista. Yo los míos los tenía bastante claros ,porque valoraba mi independencia por encima de casi todas las cosas, y más viviendo en un sitio bastante mal comunicado, con mi hijo tratando de abrirse camino en la vida, yo si podía evitarlo no podía ser una justificación para su búsqueda de trabajo, luego me apunté a una autoescuela y me examiné para tener mi carnet de conducir un coche adaptado a mis limitaciones, solo me falta que me adapten el coche, que la salud sea respetuosa conmigo para poder moverme de una manera independiente.Por fin mi sueño también se ha hecho realidad. Como el de otros compañeros y que yo veía inalcanzable. Nunca podré agradecer lo suficiente a todas las personas que me han ayudado a llegar hasta aquí. Gracias a todos¨

Objetivo:

El torneo destinó el 100% de la recaudación a financiar #ElProyectoDeMiVida, programa pionero de la Fundación Polibea orientado a crear un programa de rehabilitación para personas con DCA donde son los propios participantes quienes tienen la última palabra acerca de hasta dónde quieren llevar su recuperación.

Entidad beneficiaria: Fundación Polibea. Patrocinadores: Logos para histórico web Empresas participantes: